COLD BREW: TENDENCIA DE ELABORACIÓN EN FRÍO

COLD BREW: TENDENCIA DE ELABORACIÓN EN FRÍO

Tres variables son fundamentales para el café preparado en frío: la temperatura del agua, el tiempo de infusión y el grosor de la molienda. El Cold Brew revela nuevos sabores y aromas ya que el grano de café no tiene la misma reacción en un medio caliente que en uno frío.

El término Cold Brew, como su propio nombre indica, hace referencia a la preparación de café a baja temperatura, pero no debe confundirse ni con el frappe ni con una simple infusión fría porque se trata, en esencia,  de un tipo de elaboración. Esta fórmula alquímica posee, como toda poción, varios tips y métodos para elaborarla.

Uno de ellos es el cold drip, en el que el café pasa por un proceso de inmersión en frío o a temperatura ambiente desde el principio hasta el final de su producción. Esto puede durar entre 3 y 24 horas, dependiendo del método y la fórmula (y también la paciencia) del maestro cafetero. En este sentido, es muy diferente al café que se prepara rápido y con agua caliente, no solo por la diferencia en el tiempo de preparación sino por el sabor que se obtiene.


Para degustar el mejor Cold Brew la molienda debe ser gruesa. Esto no es un capricho, sino lo conveniente por el largo tiempo de extracción en comparación con bebidas preparadas con agua caliente. Una característica central del Cold Brew es cómo actúa el agua de baja temperatura en la extracción de los componentes del café. En frío, se consigue una bebida con un 60-70% menos de acidez, menos amarga, y con menor extracción de cafeína. 

Dependiendo tanto de las proporciones entre agua y café, conocidas como ratios, como del tiempo de extracción la preparación final puede estar lista para beber o concentrada.  Puede ser diluida pero también puede usarse ese súper concentrado para otro fin: cocktails, recetas de pastelería, postres.

Justamente uno de los atractivos de esta bebida, además de ser ideal para los que buscan algo refrescante que también les de energía, es ser personalizable: puede tomarse con hielo, rebajarse con leche o suavizarse con más agua. Se trata de probar varias combinaciones hasta encontrar la preferida, por eso dejamos la receta y ¡que comiencen los experimentos! 

Receta

Colocar 150 gr de café de molienda gruesa en una jarra de vidrio con 1 litro de agua natural o fría. Revolver para mezclar (no te preocupes si el molido queda en la superficie) y cerrar. Dejar reposar durante de 16 a 24 horas dentro o fuera de la heladera. Filtrar el contenido con un filtro de papel o tela previamente humedecido y poner en el frasco nuevamente. Esta receta dará como resultado una bebida ligeramente concentrada. Para diluirlo hay que añadir dos tazas de agua por cada taza de café. Puede durar hasta 15 días si se conserva en frío.





Ver artículo completo

MÁS DE MIL AÑOS COSECHANDO EL BUEN SABOR
MÁS DE MIL AÑOS COSECHANDO EL BUEN SABOR

El 1 de octubre se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Café, una oportunidad perfecta para rendir homenaje a las mujeres y los hombres que protagonizan cada etapa del proceso, para llevar el mejor café a los hogares del todo el mundo. Conocé la historia completa en esta nota especial.

Ver artículo completo →

UN CLÁSICO ITALIANO: BISCOTTI DE ALMENDRAS
UN CLÁSICO ITALIANO: BISCOTTI DE ALMENDRAS

También conocido como Cantuccini, este dulce típico de la toscana es ideal para acompañar un buen café.

Anímate a realizar esta receta en casa y transportarte a Italia a través de los sabores de su gastronomía más tradicional.

Ver artículo completo →

CHEESECAKE DE CAFÉ Y CREMA TOFFEE
CHEESECAKE DE CAFÉ Y CREMA TOFFEE

Reinventamos un clásico que no puedes dejar de probar: una torta de queso de café con salsa de caramelo. Si eres amante del cheesecake y del café como nosotros, no podés dejar de probarlo.

Ver artículo completo →