El café también

se disfruta frío


Aunque los clásicos se preparan con café caliente, crece cada vez más el consumo de café en frío.

Te enseñamos cómo preparar esta infusión  para disfrutar de todo el sabor del mejor café.

LAURA

Periodista, Redactora, Viajera

Amante del buen Café.

Blogger en Viaggio Espresso

Los meses de verano, acompañados de altas temperaturas, invitan más a las bebidas frías que a las clásicas infusiones. ¿Pero por qué no seguir disfrutando de un buen y refrescante café? 


En los bares muchos han optado por pedir un espresso acompañado de un vaso con hielos. Sin embargo te enseñamos a preparar el verdadero café frío o, como se conoce en inglés, Cold Brew Coffee.


Esta forma de preparar el café tiene la particularidad de que no aplica en ningún momento calor a la infusión.




Café en frío vs Café con hielo


El café con hielo es aquel donde la infusión se prepara con agua caliente y luego se echa sobre el hielo para enfriarlo rápidamente.

Simple y rápido, con la contra que, si el hielo que usamos es de mala calidad y se derrite rápidamente, el café puede quedar

excesivamente aguado y con un gusto no del todo agradable. El café preparado en frío se infusiona con agua fría.

Se preguntarán cómo puede ser posible ¿verdad? Acá les dejamos el paso a paso para disfrutar del mejor café frío.



  1. Si usás café en grano, asegurate de moler tu café justo antes de usar. 
  2. Colocá 227g de café molido a 3,8 litros de agua fría filtrada.
  3. Dejá reposar toda la noche, entre 12 y 14 horas.
  4. Una vez pasado ese tiempo, podés beberlo a temperatura ambiente o conservarlo en la heladera para tomarlo frío.
  5. Disfrutalo solo, con leche o prepará alguna de nuestras riquísimas recetas de café.